jueves, 6 de mayo de 2010

Sinfónica de Kinshasa: la voluntad frente a la fortuna


La Orchesta Sinfónica Kimbanguista, con sede en Kinshasa, es la única existente en toda el África Central. Formada por unos 200 miembros, entre instrumentistas, cantantes y técnicos, es un pequeño milagro surgido de la periferia de la capital de la República Democrática del Congo (RDC).

La RDC fue salvajamente colonizada por el rey de los belgas Leopoldo II en el siglo XIX y desde su independencia a mitad del XX ha sido pasto de la violencia política de forma casi ininterrumpida. No obstante una cierta estabilidad muy reciente, los conflictos armados son todavía habituales en amplias zonas del este del país pese a la presencia de las fuerzas de Naciones Unidas. En Kinshasa, donde recalo un par de semanas por motivos laborales, el 80% de la población sobrevive con menos de un dólar diario, los niveles de malnutrición severa se sitúan en torno al 11% y la tasa de VIH es del 4%. La interacción entre infección por VIH, malnutrición y estigma y discriminación es especialmente dañina para las mujeres, que son abandonadas por sus maridos o sus familiares (al quedarse viuda) al conocerse su estado serológico.

En este paisaje desolador emerge la también conocida como Sinfónica de Kinshasa, cuya reveledora existencia está empezando a ser divulgada en Europa gracias primero a un cortometraje y ahora a una película documental presentada en varios festivales. Tanto el corto como el trailer del documental utilizan un ensayo y un concierto con el "Carmina Burana" de Carl Orff como elemento conductor de la narración.

Los versos del celebérrimo fragmento inicial, escritos en latín vulgar, tienen un aire ciertamente intimidante:

Suerte, inmensa
y vacía:
eres tú, rueda inestable
manteniéndote mala;
la salud es vana,
siempre se puede perder;
cubierta de sombras
y de velos,
también a mí me brillas;
ahora en el juego,
la espalda desnuda
llevo, por tu villanía.

[fragmento; traducción: Wikipedia]

Por el contrario, los testimonios de los participantes recogidos en las filmaciones ilustran, en lingala, francés e inglés, un impresionante esfuerzo colectivo por enfrentarse al designio de la fortuna. Todo un ejercicio de exorcismo.

1 comentario:

judith dijo...

Joan gràcies per donar a conéixer aquestes propostes.
judith